La cocina como escultura

En este proyecto de cocina desarrollado por el equipo de interioristas de MATERIA en colaboración con Lucas y Hernández Gil Arquitectos, la premisa fue diseñar una cocina sobria a la vez que impactante, estando en un espacio abierto, y siendo la primera visión frontal, nada más entrar a la vivienda.

Cuando estuvimos estudiando el proyecto en el equipo de MATERIA junto con el estudio, Cristina nos hablaba de la necesidad de transmitir con la cocina una sensación de hogar, con la que debíamos aportar calidad y calidez, debido a su situación en la vivienda, en un amplio espacio único que hace las veces de recibidor a la vivienda.

Las formas puras, los materiales nobles y una estética de cocina integrada en el salón eran los tres puntos más importantes en el diseño de esta cocina, así que MODULNOVA era el aliado perfecto para este proyecto.

La vivienda, realizada en su mayoría en dos colores; blanco y madera, nos enfocaba a realizar la cocina en tonos oscuros, para que no pasara inadvertida, de manera que se convirtiera en una pieza de decoración, realizando un diseño de cocina muy estudiado tanto con la funcionalidad necesaria como con las sensaciones a transmitir con los colores y texturas.

La simétrica zona a pared realizada en aluminio Blade Iron Dust de MODULNOVA, aporta unas sensaciones inigualables, destellos de color y texturas visuales.

En la parte central, se antepone el bloque de madera en forma de U, que cubre la isla diseñada en acabado lacado satinado.

La barra que enmarca la isla, es otra de las piezas claves de la cocina, ya que fue diseñada como sistema móvil que permita utilizarla tanto unida a la isla de cocción, para poder desayunar o simplemente tomar un vino mientras la otra persona cocina, pero también para poder utilizarse de manera exenta delante de la misma, para un evento familiar o reunión de amigos.

La búsqueda de practicidad en este tipo de elementos es esencial, para vivir la cocina de acuerdo a nuestras necesidades.

El aporte lumínico exterior que fluye desde las ventanas es también muy importante, ya que materiales como el aluminio Iron Dust o las encimeras Modulnova con textura de piedra volcánica, lucen con todo su esplendor.

En este proyecto optamos también por llevar las columnas laterales en acabado aluminio de suelos a techo, evitando la estética habitual del zócalo de cocina, dando paso a una imagen de salón.

La isla toma una sensación de uniformidad, ya que utilizamos una encimera porcelánica de Modulnova efecto volcánico, que unida a los frentes en gris antracita, crean un efecto bloque muy atractivo, enmarcado por la barra en forma de U.

En extracción, se optó por una campana embutida en el techo, para que no hubiera nada que nos cortara la vista del bloque trasero, y también para hacer más agradable la cocción, tanto que nos permitió situar una lámpara horizontal iluminando la barra, que también apoyara la luz en la zona de cocción.

Como elemento diferente, pero cada vez más habitual en todas las cocinas, ocultamos una vinoteca en la parte interior de la isla. En la zona de columnas, horno de vapor, calientaplatos y horno multifunción fueron los elegidos para realzar la simetría, con dos bloques perfectos de elementos de cocción.